El avaro
(Fragmento de teatro) Molière

Elaborado por Lucy Lara Rocha

Vocabulario de la Escena I

Extraído del texto Lengua Castellana y Comunicación. Editorial Zig Zag.
This interactive crossword puzzle requires JavaScript and a reasonably recent web browser, such as Internet Explorer 5.5 or later, Netscape 7, Mozilla, Firefox, or Safari. If you have disabled web page scripting, please re-enable it and refresh the page. If this web page is saved to your computer, you may need to click the yellow Information Bar at the top of the page to allow the puzzle to load.

Lee un resumen de la obra: El avaro (Molière)

El Avaro o la Escuela de la mentira es una comedia en prosa de Molière en 5 actos. Se estrenó en el teatro del Palais-Royal, el 9 de septiembre de 1668. El tema está claramente inspirado en La marmita de Plauto.

Personajes

  • Harpagon (padre de Cleanto y de Elisa, enamorado de Mariana)
  • Cleanto (hijo de Harpagon, amante de Mariana)
  • Elisa (hija de Harpagon, amante de Valerio)
  • Valerio (hijo de Anselmo, amante de Elisa)
  • Mariana (amante de Cleanto, amada por Harpagon)
  • Anselmo (padre de Valerio y de Mariana)
  • Frosina (intrigante)
  • Maese Simon (cortesano)
  • Un notario
  • Maese Santiago (cocinero y cochero de Harpagon)
  • La Flecha (criado de Cleanto)
  • Dama Claudia (sirvienta de Harpagon)
  • Merluza y Miajavena (lacayos de Harpagon)
  • Un comisario y su secretario
  • Marisa (madre de Mariana)
  • El policia (padre de Mariana)

Resumen

Acto I Raycita: La trama se desarrolla en París. El rico y avaro Harpagon tiene dos hijos: Elisa, enamorada de Valerio, un gentil hombre napolitano que trabaja como intendente al servicio de su padre, y Cleanto, que desea casarse con Mariana, una joven huérfana sin fortuna. A Cleanto no le gusta nada que la avaricia de su padre pueda contrariar sus proyectos sentimentales. Harpagon por su parte vive aterrorizado por el miedo a que alguien le pueda robar una arqueta con diez mil escudos que ha escondido en el jardín. Suspicaz, desconfía de todo el mundo, incluyendo a sus hijos, y llega incluso a despedir a Flecha, criado de Cleanto. Al final del acto desvela a todo el mundo sus intenciones: desea casarse con Mariana, Elisa será entregada (sin dote) a un anciano, Anselmo, y Cleanto está destinado a casarse con una viuda. La joven se niega con vehemencia, y su padre pide a Valerio que haga por convencerla. Este acepta, pero piensa en huir si es necesario con su amante.

Acto II : Cleanto, que no puede contar con su padre, tiene la necesidad urgente de contar con quince mil francos. Flecha, su criado, se encarga de buscarle un prestamista, un intermediario le informa de las condiciones que resultan ser de una usura feroz. Indignado, acaba descubriendo que dicho usurero es en realidad su padre; tienen una violenta discusión. La intrigante Frosina entra en escena y convence a Harpagon de que Mariana es una mujer que prefiere a los hombres mayores y que estaría dispuesta a casarse con él. El avaro se muestra contrariado por la ausencia de fortuna de la joven, pero Frosina le convence de que se trata de una mujer que no gasta, y esto es muy conveniente para él. Frosina pretende cobrar por los servicios prestados, pero Harpagon se escabulle.

Acto III: Con motivo de la firma del contrato de matrimonio, Harpagon invita a comer a Mariana. Advierte al servicio y en especial a Maese Santiago de que debe gastar poco. El cocinero protesta, el intendente Valerio apoya al avaro y alaba el ahorro. Se produce un incidente, en el que Maese Santiago acaba golpeado a bastonazos. Desde ese momento, Maese Santiago sólo pensara en vengarse. Frosina llega e introduce a Mariana, nerviosa ante la perspectiva de conocer a su futuro marido, en la casa. Cuando éste aparece, Mariana se ve asqueada por su físico. En ese momento llega Cleanto y Mariana reconoce al joven del que está enamorada. Los dos amantes hablan y se desvelan su amor recíproco. Cleanto le quita a su padre del dedo un anillo de gran valor, y se lo ofrece a su amada en su propio nombre. Harpagon no llega a entender la situación.

Acto IV : Los dos enamorados piden a Frosina que intervenga ante Harpagon para que renuncia a su insensata boda. Harpagon sorprende a su hijo besando la mano de Mariana, y empieza a sospechar. Decidido a confirmar sus temores, para sondear a su hijo y saber qué desea, finge haber cambiado de opinión y haber renunciado a esa boda. El ingenuo hijo confiesa a su padre todo, su amor por Mariana y su afán de casarse con ella. Harpagon, furioso, sufre un ataque y maldice a su hijo. Maese Santiago interviene para separarlos y reconciliarlos. De manera separada, hace creer a cada uno de los dos que el otro ha renunciado. Pero la reconciliación dura poco, el conflicto se reanuda y sólo se detiene con la llegada de Flecha con la arqueta de los diez mil escudos, que él mismo ha robado. Harpagon promete encontrar al culpable y castigarlo como merece.

Acto V : Harpagon envía a un comisario de policía para que investigue el robo de la arqueta y, en su delirio avaricioso, pretende que se interrogue a todos los habitantes de París. Para vengarse, Maese Santiago acusa a Valerio que llega precisamente en ese momento. Se le insta a que se explique y a que confiese su delito. Valerio cree que se ha descubierto su amor por Elisa, y confiesa que están prometidos en secreto. Una vez más Harpagon descubre tarde lo que está sucediendo y se enfurece de nuevo. Anselmo, que iba a casarse con Elisa, llega mientras Valerio ha empezado a contar su historia y se da cuenta de que Valerio y Mariana son sus hijos, que él creía muertos en un naufragio tiempo atrás.

Cleanto se casa con Mariana y Valerio con Elisa. Harpagon acepta que sus hijos se casen libremente, pero exige a Anselmo que dé la dote para los matrimonios, de modo que Harpagón no invierta nada, y que le manden a hacer un traje para la boda. Y Harpagón recupera su arqueta.

Comentarios

Harpagon es omnipresente en esta comedia que trata de temas que no son divertidos en absoluto: en primer lugar la avaricia, pero también la tiranía doméstica, el egoísmo y lo que hoy llamamos sexismo. El burgués que ha tenido éxito en los negocios cree que puede comprar una mujer joven para su vejez, sin contar con los deseos de nadie, ni siquiera los de sus propios hijos. Al final acaba solo y con la arqueta del dinero, el que es en realidad su único amor verdadero.